Khoshhal Taib: «Si la muerte garantizará la paz, daría mi vida por la paz de mi país»

Khoshhal Taib es un reconocido periodista en el este asiático, sueña con qué en su país Afganistan, se logre llegar a un acuerdo de paz, desde su posición como periodista en la BBC cumple una tarea social en donde busca que todos o al menos quienes lo escuchan sepan que el mundo es mucho más que la guerra en la cual han vivido los últimos 40 años.

La mirada de Taib se llena de orgullo cuando habla de su carrera como periodista, no es para menos, durante los últimos ocho años ha sido la voz de la BBC Radio en Afganistan, antes hizo parte de la BBC de Londres y de algunos medios en China, sin embargo el periodismo en su vida fue un accidente, una causalidad a la cual llego por culpa de la guerra y la falta de oportunidades.

“Primero estudie agronomía, cuando termine mi carrera en 2001 había dos opciones o me iba a la guerra o seguía estudiando, fue entonces que empece a estudiar farmacología, nada tenía que ver con el periodismo, a decir verdad no pude ejercer ninguna de estas dos profesiones por falta de oportunidades”.

Afganistan se encontraba bajo el régimen Taliban, en 2001 colapso, llegó la intervención americana y la guerra no paró, miles y miles de muertos se sumaban todos los meses a una alta cifra de tragedias y vicisitudes que tenían que soportar los afganos, muchísimas fueron las vidas que se perdieron por culpa de la guerra.

“Cuando termine mi carrera como agrónomo había dos opciones, seguir estudiando o tomar las armas como opción de vida, muchos de mis amigos decidieron tomar ese camino y hoy ya no están, murieron, nunca para mi fue una opción viable irme por las armas, tenía el reflejo y el dolor que había dejado la prematura muerte de mi amigos.” enfatizó Taib mientras sus ojos se llenan de lagrimas que seca con la manga de su saco.

Los ojos de Taib evocan tristeza al hablar de la situación que vivió en su país, convivía con la muerte a diario, algunos de sus más cercanos amigos de la juventud perdieron la vida y aunque dice que nunca contemplo ir a la guerra como una opción para su vida, la realidad es que tuvo suerte, el destino hizo pudiera evitar las balas al convertirlo en conductor.

“El único trabajo que conseguí fue como conductor de una cadena radial, el trabajo lo conseguí porque sabía hablar ingles y ese era uno de los requisitos, allí dure dos meses, un día el editor en jefe pidió un pastel, en ingles,  y nadie supo lo que decía solo yo, le pedí que me diera unos minutos y se lo llevaría, posteriormente hablamos y le ante que tenia dos carreras el se sorprendió, al día siguiente me llamo a su oficina y me dijo que no podía trabajar mas allí que esta sobre calificado para mi trabajo de conductor, yo di las gracias y me fui, antes de salir el que entonces era mi jefe me dijo, no eres mas conductor ahora eres periodista”.

Su labor de periodista lo ha llevado de un lugar a otro estuvo en China, Inglaterra, diferentes países de Europa hasta que una vez más volvió a su natal Afganistan, solamente para darse cuenta que la situación sí bien ha mejorado  en los últimos años, siguen teniendo el mismo problema, la guerra.

Para empezar desde la caída del régimen Taliban los indices educativos han crecido, hoy en día hay alrededor de once millones de personas recibiendo educación superior, sin embargo no hay trabajo para tantas personas, las oportunidades siguen sin aparecer y la única opción igual que hace 20 años es la guerra para ganar algo de dinero. 

A diferencia de otras culturas en Afganistan por ejemplo, en una familia de 10 personas solamente una trabaja y esta tiene que cuidar de las otras 9, la situación no es fácil pues ante la falta de oportunidades la guerra tiene que continuar, no hay más para hacer.

“Ya no hay trabajos, se acabaron, las nuevas generaciones no tienen donde trabajar, tienen donde estudiar pero no donde trabajar.”

Las cosas han cambiado desde que se acabo el régimen Taliban, si bien durante el mandato de los talibanes había seguridad en extremo, no había salud, ni educación garantizada, las cosas empezaron a cambiar de a poco, sin embargo, hace falta paz.

“Tenemos muchas cosas, educación, salud, pero necesitamos la paz, sabemos que si hay paz, sabremos potenciar todo lo que tenemos y volvernos mejores, ya lo demostramos durante los últimos 20 años”.

Según Taib vivir en guerra es como vivir en la oscuridad, es la realidad de muchos de sus compatriotas, de aquellos que viven lejos de las capitales, pues su vida no es otra que sobrevivir a la guerra, para ellos no existe nada más.

“La falta de paz hace que vivamos en la oscuridad, no sabemos que afuera hay un mundo que es mucho más grande que esto que vivimos, la gente entiende y es consiente que todo es mejor que vivir en la guerra, sabemos que en esta guerra nadie va a ganar, es por eso que ahora el gobierno y los talibanes se han sentado a dialogar, porque sin duda alguna el diálogo es la mejor opción, no se va a acabar la guerra con más guerra.”

Taib se siente cercano en la conversación cuando habla de la posibilidad de obtener la paz en su país tras 40 años en guerra, quizá sea por su labor como periodista o quizá porque al enterarse de la procedencia de este reportero tiene muchas dudas sobre lo que fue el proceso de paz en Colombia. Un proceso que no es popular y que le costo al presidente Juan Manuel Santos el repudio de muchos sectores, pero que en otros países es reconocido y en el caso de Afganistan estudiado para ser replicado.

“Colombia es un ejemplo para nosotros, después de 50 años decidieron dejar a un lado las armas y sentarse a hablar, a discutir, en definitiva no hay una opción mejor opción, la paz es más difícil que la guerra, porque no todo el mundo va a estar de acuerdo, pero sin lugar a dudas, todo es mejor que vivir con el constante miedo de la guerra”.

Taib esta enterado del proceso, de hecho leyó los acuerdos para poder informarle a su audiencia sobre los diálogos que iban a iniciar en su país, lo único que tiene por decir, es que no hay mejor solución a la guerra que escuchar a los demás.

“No vale la pena que se pierdan más vidas por la guerra, lo mejor sin lugar a dudas es dialogar, llegar a acuerdos, ahora si la paz se alcanzara con más muertes yo daría mi vida para llegar a la paz, moriría por ver a mi país en paz, para darles a mis hijos la oportunidad de conocer la paz.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.